menú del día
Home /, , , / Tiempos Modernos: Explotación infantil y negligencia oficial/ La columna de Jaime Luis Brito
Tiempos Modernos: Explotación infantil y negligencia oficial/ La columna de Jaime Luis Brito
Por:  / 29 marzo, 2016
Operación-de-videoclubes-de-pornografía-infantil
Comparte

Jaime Luis Brito/@Patrio74

Mientras el fenómeno de la trata, tráfico y explotación laboral o sexual infantil continúa en incremento, los gobiernos de todos los niveles son parte del problema pues actúan con indiferencia, negligencia o complicidad. La periodista Lydia Cacho dejó en claro esta complicidad o negligencia de las autoridades al escribir Los demonios del Edén, libro en el que se aborda el fenómeno con historias y testimonios reales. Esta denuncia le costó el acoso, hostigamiento, la represión de los poderes fácticos y políticos. ¿Quién no recuerda la voz de Jean Succar Kuri diciéndole a Mario Marín, “mi gober precioso, tú eres el héroe de la película”, luego de haber detenido a la periodista mexicana por haber hecho la denuncia sobre la red de explotación y pornografía infantil?

Recuperamos ahora las recomendaciones que Elena Azaola, investigadora mexicana, responsable del estudio Infancia Robada, coeditado por la Unicef, el Sistema DIF nacional y el Ciesas, en el año 2000. Se recomendaba entonces, diseñar una política nacional que atendiera el problema, también el establecimiento de convenios de colaboración con otros países. Además, la autora habla de “generar una conciencia social acerca del fenómeno en la localidad, sensibilizando a la población desde una perspectiva orientada por el reconocimiento de los derechos de los niños y la violación a los mismos que supone su explotación sexual”.

Dice además que debe cambiarse la forma de abordar el fenómeno, porque ocurre regularmente una doble victimización de los menores, quienes viven la investigación, sus procedimientos y estudios, como una nueva forma de abuso. Por ello es necesario “adoptar medidas que permitan reforzar la aplicación de las leyes existentes o efectuar las modificaciones necesarias para hacer efectiva la persecución de los agresores”. Por ello, recomienda revisar los Códigos Penales federal y estatales.

Y aunque existe claridad de las penas que implica cometer estos delitos, no está claro cuáles serían los alcances, si se tienen contemplados, por ejemplo a los agresores, pero también a los explotadores, enganchadores y demás involucrados en estos delitos que el Código federal considera “contra el desarrollo de la personalidad”. Debería también prescribirse sanciones para “los clientes” que se relacionen sexualmente con menores, pues su involucramiento es fundamental para la construcción de un mercado.

Además, debe brindarse atención y protección a los niños y niñas antes, durante y después de iniciados los procedimientos, así como escuchar y tomar en cuenta sus puntos de vista, pues de otro modo pueden provocárseles mayores daños y convertirse en una doble victimización como consecuencia de la intervención inadecuada de las agencias de procuración de justicia.

En relación al tráfico de menores, se recomendó adoptar las recomendaciones de los relatores especiales de Naciones Unidas sobre venta de niños, prostitución infantil y utilización de menores en pornografía.

Y así siguen las recomendaciones, mismas que hoy mismo, no se han actualizado y cumplido, y estamos hablando de 16 años. Los gobiernos no tienen ninguna intención de acabar con la trata de mujeres, menos aún de menores, dado que implica un mercado que genera jugosas ganancias para todos los involucrados en el proceso, y debido a la corrupción, también para los funcionarios que deberían combatir este y otros delitos.

 

Sígame en Twitter: @Patrio74

Escríbame a jaimeluisbrito@gmail.com

Mi opinión en www.jaimeluisbrito.blogspot.com

Información en www.patrio74.blogspot.com

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
La mentira como forma de gobierno, al afirmar que la violencia ha bajado en el estado, maquillando cifras en materia de asesinatos, feminicidios, secuestro, extorción, robo con violencia, trata de personas, entre otros.
Suscríbete
Recibe nuestras más recientes noticias vía E-mail.